miércoles, 14 de agosto de 2019

Eva Bravo Barco, Diputada del PSOE por Cádiz en el Parlamento Español


  Efeméride para la historia y la intrahistoria puebleña

  UNA CRÓNICA PARA LA HISTORIA

La joven puebleña, Eva Bravo Barco, entra a formar parte de la historia oficial de nuestro país, al haber sido elegida diputada del PSOE por Cádiz en las Elecciones Generales del 28 de Abril de 2019. Hija de Francisco Bravo Liñán y de Mercedes Barco Castillo, vaya por delante desde aquí para ella y su familia nuestra más sincera enhorabuena y abrazo afectuoso de los que nos consideramos cercanos a ellos a pesar de la distancia.
Su familia y ella se trasladaron de La Puebla de los Infantes, su pueblo natal, a vivir a Barbate (Cádiz) en Septiembre de 1984 en cuyo Instituto Francisco toma posesión de su plaza de Profesor de Lengua y Literatura obtenida por concurso oposición.
Eva, entre los años 1995-2000 de estudios en la Universidad de Cádiz, obtiene la Licenciatura de Derecho ( también la obtuvo su hermano Francisco José).
En el curso 2000/2001 realizó su Proyecto Fin de Carrera en la especialidad de Derecho Administrativo: “ Inembargabilidad de los Bienes Públicos” con la calificación de Matrícula de Honor.
 A partir de aquí se incorpora al trabajo en septiembre de 2002, en un bufete de abogados de Jerez, ciudad en la que vive desde entonces, y a partir de Enero de 2003 entra a trabajar en el  área de demandas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE). A partir de 2005 pasa a la Jefatura del Negociado de EMUVIJESA (Empresa Municipal de la Vivienda de Jerez, S.A.), hasta llegar  a ocupar el cargo de Gerente de esta empresa en noviembre de 2015.
Se considera socialista de toda la vida y feminista. Creemos que con este bagaje académico y profesional y su juventud, su vida política a gran escala no ha hecho más que empezar. Le auguramos importantes puestos en el futuro tanto en la administración del Estado como en Andalucía. Enhorabuena, Eva, ¡esperamos verte pronto en La Puebla cuando te sea posible!


Eva en el Congreso entre dos compañeros Diputados, el de la derecha el Ministro del Interior
                                  

UNA MIRADA A LA INTRAHISTORIA PUEBLEÑA

 Intrahistoria: Término acuñado por D. Miguel de Unamuno, se refiere a la historia real y profunda, a la cotidianidad, la senda que recorren las personas que hacen historia inconscientemente, que forman parte de un pequeño mundo que no figura en libros ni monumentos sino en nuestra memoria colectiva.

El convencimiento de Eva de considerarse socialista de toda la vida en alguna de las entrevistas de prensa que le han realizado estos días y su trayectoria tanto académica como profesional, hasta llegar a ese importante puesto a nivel nacional hacen honor a su progenitor, Francisco Bravo Liñán, Paco entonces para los amigos. Nuestro cante flamenco, un gran altavoz de la intrahistoria andaluza, diría al respecto: “Bendita sea la rama/ que al tronco sale”. 


Francisco Bravo, en la década de los años setenta

Maestro funcionario en La Puebla, Francisco  tenía desde que nos conocimos en 1975 e iniciamos una buena amistad el firme propósito de terminar su licenciatura en Lengua y Literatura, materia que le apasionaba, y presentarse a oposiciones para pasar a la Enseñanza Secundaria; pero tras el final de la Dictadura y el comienzo de la Transición Democrática, en concreto entre los años 1976 y 1982, tiempos de utopía, de generosidad, de valentía y arrojo, “le tocó” como dice, en un gesto que le honra, protagonizar, junto con otros compañeros dos hechos importantes de la Transición en La Puebla: ayudar a restablecer en el pueblo la UGT y el PSOE, a partir de la legalización de este en febrero de 1977, procurándose para ello una Casa del Pueblo, y posteriormente preparar el camino para las primeras Elecciones Municipales de la Democracia (abril de 1979); compatibilizándolo también con su papel activo y colaborador en una nueva etapa  que se nos instaba a iniciar en el Colegio a partir de 1977.
En el primer empeño tenían que sortear dos grandes dificultades en el pueblo: por un lado la euforia colectiva que se creó en torno al liderazgo atrayente de Adolfo Suárez y sus alegatos en favor del centro (UCD). Por otro lado ya estaba funcionando desde el principio de la década de los setenta, desde la clandestinidad, un grupo numeroso y activo de trabajadores (CCOO) en torno a su lider, Antonio Torres, y otros compañeros, que llegó a aglutinar a más de 400 afiliados;  un sector de los cuales,  a partir de abril de 1977, fecha de su legalización, restablecería también la actividad del PCE oficialmente.
En el segundo empeño debemos considerar que cuando llegan la Elecciones Municipales los resultados son: 5 concejales para UCD, 3 para el PSOE  y 3 para el PCE. Por un acuerdo nacional de estos dos últimos partidos para coaliciones de gobiernos en los Ayuntamientos, el que obtuviera de los dos menos votos apoyaría al que hubiera obtenido más. Es por lo que el primer gobierno municipal de la Democracia en La Puebla queda constituido por: Pastor García Llamas (Alcalde ), por haber obtenido el PSOE 26 votos más; Manuel Alcobendas Gómez( Primer Tte. de Alcalde). Y Concejales: Francisco Bravo, José Segura, Antonio Torres y Antonio Rangel. Como se pueden imaginar los jóvenes y personas que no vivieron estos tiempos en el pueblo: un gran equipo, para un gran gobierno municipal de un gran pueblo. Se les vio como un gobierno de una gran fuerza y autoridad moral por su trayectoria vital , política, y de defensa de la situación de injusticia social que representaban cientos de trabajadores agrícolas puebleños en el paro, sin más posibilidades de sustento en largos periodos de tiempos que la reivindicación del Empleo Comunitario. Fue así mismo un gobierno del trabajo totalmente desinteresado, de elegancia en las formas, que procuró el diálogo, el entendimiento y la concordia.
En este primer gobierno local de la Democracia no se llevaron a cabo grandes obras, pero sí las precisas: se iniciaron  a buen ritmo las de la red viaria del alcantarillado, agua potable, pavimentos y alumbrados, el arreglo de carriles, etc…; la mayor parte de todo lo anterior con ayudas que había que pelear en Sevilla, sobre todo en el Gobierno Civil, teniéndose en cuenta los pocos recursos con los que entonces contaba nuestro Ayuntamiento.
En el Colegio, en el que entonces proyectamos la sustitución de 6 aulas en mal estado por 8 nuevas en un edificio moderno para la 2ª Etapa de la EGB  ( el actual Instituto) ante el Ministerio de Educación en Madrid , contamos con todas las facilidades y apoyos de su parte, así como el trazado de un plan para mejorar lo existente mientras se ejecutaran las obras.
Atajaron algo que en pocos pueblos se había abordado y todavía hace aguas en muchos de ellos: el traslado de los cuerpos sepultados durante la Guerra junto a la cuneta  de  El Trasquilao al Cementerio, o el cambio de las nomenclaturas de la Dictadura de calles y plazas, que demostraron con el paso del tiempo, (tras los típicos días de silencios en el pueblo de respeto ante  situaciones embarazosas), que no se equivocaron, porque la convivencia a la larga ganó con el transcurrir del tiempo en comparación con lo  ocurrido en otros pueblos en los que entonces no se hizo nada al respecto. Para colmo incluso tuvieron que soportar la carga emocional que supuso el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

El Alcalde Pastor García y el Concejal José Segura en un acto institucional del primer Gobierno Local de la Democracia
       ( Foto de José Carlos Segura Perogil)

Con el paso del tiempo se les fue recordando, en fin, por su trabajo ingente de atención a los problemas del día a día de los puebleños buscándoles soluciones.
Nuestro reconocimiento público a estas personas, del primer gobierno municipal de la Democracia en La Puebla, algunas de las cuales forman parte ya del nomenclátor de nuestras calles tras su fallecimiento. Nuestro recuerdo afectivo también a  todos los miembros ya fallecidos de aquella primera Corporación Municipal y demás personas que participaron activamente como agentes sociales en los años de la Transición a la Democracia en La Puebla de los Infantes.


Los testimonios de Antonio Torres y Antonio Rangel, imprescindibles para conocer la dinámica social, sindical y política
de la década de los años setenta en La Puebla de los Infantes
 EPÍLOGO

Sería interesante tratar en algún coloquio público, con cámara de grabación para los que no pudieran asistir, sobre esta etapa histórica de La Puebla, con los protagonistas vivos de la Historia y la Intrahistoria, con la mirada puesta en lo que nos una  más que en lo que nos divida, para que las jóvenes generaciones la conozcan y quede constancia de ella. Si hubiera que escribirla al completo habría que hacerlo en un libro. Aquí solo hemos tenido espacio para tratar, en relación con Eva, sobre su padre  y el primer gobierno local de la Democracia como culminación del proceso de Transición Democrática en La Puebla. Nuestras disculpas pues no hay espacio para más. Qué duda cabe acerca de la participación  de otras personas cuya relación sería interminable: Manuel Abril, Juan Rodríguez, Manuel Castaño, Juan Manuel Liñán,  Luis Provincial, los Hnos. Alonso Santana, Manuel Gutiérrez, Manuel Castro, José Atienza, etc… etc.
Ahí queda la propuesta.
                               ……………………………………………

                              ¿ Quién no haría mucho por la fama,
                                 pero quién lo hará por el silencio?
                                Pues la fama pregunta en vano
                                por los que realizaron la hazaña.
                               ¡ Aparezcan por un momento
                               desconocidos de rostros cubiertos
                               y reciban nuestra gratitud!
                                                 
                                                         (Bertolt Brecht)

(Artículo de Rafael Velasco Riejos para la Revista de Feria 2019 de La Puebla de los Infantes. Páginas 22, 23 y 24).

jueves, 11 de julio de 2019

La hospitalidad de La Puebla de los Infantes




Hospitalidad, del latín hospitare (= recibir como invitado),  es el valor de acoger con amabilidad, atención y generosidad a visitantes y forasteros en la casa o en el pueblo.
Este valor se lleva a gala en el pueblo desde siempre porque hay sobrados testimonios, episodios y anécdotas  que dan fe de él. Y se considera que es algo natural y habitual, si bien hay unos hitos durante el año que lo pueden poner más de manifiesto: Las vacaciones ( Navidad, Semana Santa y verano), las Candelas, la Romería, la Feria…











         

El valor de la hospitalidad y/o la acogida merece que se conserve fomentándolo y educándolo como bien y seña de identidad de la comunidad puebleña , en primer lugar por tratarse de un valor humano de primer orden; pero en los tiempos que corren aún más, cuando se piensa que aparte el esfuerzo durante años tanto institucional, como de  industriales y personas particulares por conseguirse un turismo rural que complemente la economía del pueblo, quién sabe si este valor que hoy tratamos en esta entrada del blog ha sido detonante para que los resultados que se están consiguiendo sean más que positivos y esperanzadores.






























                      
En fin, hay que seguir siendo amables y generosos con las personas que nos visitan ( u optan por vivir   en La Puebla, aunque sea una temporada) teniendo detalles con ellos, poniéndonos en su lugar y con la vista puesta en que sigan viniendo por muchos años.
Por mi parte solo me queda ilustrar la entrada con un soneto que he compuesto con pinceladas  del valor que aquí tratamos, y con unas fotos que nos recuerdan momentos de hospitalidad y acogida puebleña.





                          Acogida puebleña  ( Soneto)

Bienvenidos, queridos visitantes,
a este encantador pueblo serrano
que os recibe con abrazo de hermano,
el pueblo y también  sus habitantes.
Estáis en La Puebla de los Infantes.
Encontraréis tendida nuestra mano
para lo que necesitéis, no en vano
pretendemos ser con todos galantes.
Que tengáis aquí una feliz estancia
desde el mismo momento de llegar,
que os deleitéis con nuestra prestancia.
Y cuando tornéis a vuestro hogar
con el  cariño que da la distancia
recordéis este hermoso lugar.


                                                               Rafael Velasco

  ( Autorizo la publicación de este soneto en cualquier establecimiento, casa rural, asociación o lugar del pueblo donde se desee exponer destinado a los visitantes y personas  que reciban.)






























miércoles, 26 de junio de 2019

Al encuentro de los ancestros puebleños de La Dehesilla en el solsticio de verano de 2019



                         Amanecer en el solsticio de verano en el altar de sacrificios de La Dehesilla  ( a la derecha).                             Fotografía panorámica de Antonio Aguilera

               Este año hemos estado dos pequeños grupos de personas en torno al altar de sacrificios celtíbero y al santuario de La Dehesilla para disfrutar del amanecer en este lugar especial y mágico  del fenómeno de los rayos de luz solar a su salida, en torno a las 7 de la mañana, deslizándose primero sobre la cúspide de dicho altar y a la par iluminando también el santuario aledaño en el promontorio. Un grupo estuvo el viernes 21 y otro el sábado 22 de junio. Para el caso es igual pues este fenómeno tiene lugar entre el 21 y 22 de junio. Son fechas aproximadas debido a las irregularidades del calendario gregoriano y los años bisiestos. Quedémosnos con este dato al comenzar el relato que ofrezco a continuación: El altar y santuario celtíbero de La Dehesilla tienen en su haber el que han estado desde siempre junto a los elementos: peñas, bosque, agua, cuevas…muy apreciados por estos pueblos de la antigüedad.


                        Los rayos del Sol nada más salir parece como si acudieran en primer lugar a la roca del altar                           Fotografía de Antonio Aguilera


También al  santuario cercano











                                                                       

 El solsticio de verano
En astronomía el término solsticio, que proviene del latín solstitium, (sol sistere,  significa sol quieto), se refiere a la época del año en que el Sol, en su trayectoria aparente, se halla sobre uno de los dos trópicos, dando lugar a la máxima desigualdad entre el día y la noche. La inclinación de la Tierra en el Hemisferio Norte está más cerca de Sol y en el Hemisferio Sur se encuentra más alejada del Sol, (solsticio de invierno). La observación de estos acontecimientos es tan antigua como la humanidad. Los primitivos habitantes de nuestro planeta comprobaron que a partir de un día determinado, -en el solsticio-, el Sol perdía su fuerza, la disminución de la luz era evidente y éstos, desconociendo la razón, pensaban que al final el astro rey no volvería a salir, lo que les hacía temer por su supervivencia. Ahí empezó la historia de los rituales de adoración al Sol, las plegarias, el encendido de hogueras y antorchas como símbolo de la luz que ilumina la oscuridad; las hogueras de San Juan, por ejemplo. Veneraron su energía para congraciarse con este principio divino del dios que les daba el calor de la vida. Estas costumbres fomentaron en la cultura popular muchas creencias referentes al poder del Sol.


Altar de sacrificios celtíbero de La Dehesilla

El fenómeno del sol en el altar de sacrificios de La Dehesilla
Lo que en la tradición oral de La Puebla de los Infantes se conoce popularmente como “Sillón del Moro” no es sino un antiguo altar de sacrificios  con dos plataformas, está más que constatado que de la cultura  celtíbera ( ibera con influencias celtas) dado el significado que tuvo para ellos el Sol, los elementos que relacionábamos más arriba y este tipo de ceremonias religiosas que conllevaban sacrificios de animales; pero también por la similitud de nuestro altar con otros celtíberos como el de Ulaca, en Solosancho (Ávila). ¿Y qué motivos podían tener las tribus celtibéricas para estar tan pendientes del Sol ? Como en la mayor parte de las ocasiones, su propia supervivencia. El hecho de seguir sus movimientos y poder calcular el paso de las estaciones suponía también controlar los ciclos de la agricultura y la ganadería para poder optimizar los beneficios.



El altar de Ulaca( Solosancho. Ávila 300 a. C. - 50 a. C.) muy parecido al nuestro, con algunas plataformas más

La maduración de los productos agrícolas depende de la insolación, por lo que previniendo las horas de Sol se pueden optimizar las cosechas. De la misma forma, la luz del Sol también afecta al ganado en cuanto a la disponibilidad de los pastos para alimentar a los animales, lo que determina también los movimientos de trashumancia en busca de estos pastos.
La reproducción de los animales también depende del sol, ya que la aparición del celo en las hembras depende de la temperatura y de la luz ambiental. Esto permitía planificar los rebaños con antelación al poder calcular más o menos cuándo se producirían los nacimientos de los nuevos animales.
         Los sacrificios y el culto al Sol, muy relacionados con las cosechas ...( Panorámica de cultivos de La Dehesilla.               Foto desde el Santuario)










...y con el ganado ( Explotación ganadera en La Dehesilla)
       
Explotación de ganado lanar cercana a La Dehesilla


Al igual que ocurre en otros lugares de España, el enclave del altar de sacrificios de La Dehesilla, por tanto, debió tener un carácter religioso y los sacrificios debieron ofrecerse al dios Sol. No está ubicado en aquellas rocas por capricho, sino porque en el solsticio de verano el sol en su salida dirige sus rayos a la cúspide redondeada de la roca. A unos 100 metros hacia el Sur, en un promontorio, diversos historiadores y arqueólogos creen ver un antiguo santuario de peregrinación de esta misma cultura también de veneración al dios Sol.
Quien oficia la ceremonia del sacrificio de animales es un sacerdote o arúspice
 (fueron muy escasas las sacerdotisas en esta cultura) que además del ofrecimiento al Sol, extrae de las entrañas del animal sacrificado predicciones y augurios para el futuro.
Terminaba la ceremonia con la comida de los animales sacrificados asados y el festejo por los buenos presagios del sacerdote.






Estela-menhir neolítica (3000 años a. C.) posiblemente de
una diosa de la fertilidad  encontrada en La Dehesilla,
quién sabe si anticipo de lo que llegarían a ser las diosas
 Astarté de Andalucía
Detalle de cara ,deteriorada por faltarle una lasca, y  pechos en la parte inferior

                                    
Algunas aclaraciones a posibles interrogantes sobre nuestros ancestros de la Edad Antigua
En la entrada anterior de este blog sobre el Tesoro de La Puebla de los Infantes decíamos que este había sido encontrado en el entorno de este altar de sacrificios y que en referencias sobre él se le apellida muchas veces como “turdetano”. ¿ Cómo esta coincidencia de dos culturas diferentes? Estamos convencidos de que el espacio de La Dehesilla fue un crisol de culturas desde tiempos inmemoriales, al menos desde el Neolítico y toda la Edad de los Metales de la que tenemos constancia por restos aparecidos. Uno de los más antiguos la estela o estatua-menhir del Neolítico ( unos 3000 años a. C.) que tenemos en el hall del teatro cine municipal “Andalucía” encontrada por un agricultor con su arado en aquel espacio.Representa una figura de mujer, símbolo de alguna diosa que se clavaba profundamente en la entrada del poblado para soportar las inclemencias de los vientos con fines rituales, astronómicos o sencillamente religiosos. Todas las culturas desde entonces tienen como hilo conductor o identidad, la de ser iberas ( unas más avanzadas que, por ejemplo, procuraban sobre todo el oro y la plata, o conocían la escritura..., como los tartesos y después a partir del 500 a. C. los turdetanos, que los tuvimos también en La Dehesilla por la influencia del importante núcleo tarteso de Setefilla); y los celtas, pueblos nórdicos, descubridores del hierro, que en todo el milenio a. de C. se han ido fusionando con los indígenas iberos, incluída Andalucía y La Dehesilla. Conclusión: Pudieron ser coetáneos celtíberos y turdetanos ( sus raíces eran en ambos casos iberas), cada uno con características diferentes que dieron lugar a ceremonias religiosas diferentes como esta que tratamos hoy de los celtíberos o a tesoros diferentes y el uso de metales distintos como el que tratamos en la entrada anterior. Otra conclusión que no por repetida debemos obviarla: la de la fusión, convivencia y colaboración de culturas,  que al cabo de dos mil y pico años todavía algunos no acaban de asumir como normal y natural.
Grupo de historiadores e investigadores recorriendo este emblemático lugar

Epílogo
Hemos hecho mención en esta entrada del blog, la nº 103, al espacio en el que se asentaron las primeras poblaciones de la Edad Antigua que  posteriormente se reconvertirían en una cultura hispanorromana a partir de la conquista (206 a. C.) asentada sobre todo en villae de los dos valles , Castril e Infierno, formando parte de la municipalidad de Celti y la producción de aceites, ánforas y alfarerías... Pero limitándonos al pequeño espacio que ocupan los mencionados altar de sacrificios y santuario celtíberos, debemos señalar que ocupan un lugar de extraordinaria importancia sometido durante siglos al más absoluto olvido y a lo largo de las últimas décadas al expolio con los detectores de metales, que hemos comprobado in situ muchas veces, y  como lo demuestra el requisado del Tesoro de La Puebla de los Infantes en el mercado negro por parte de la Guardia Civil, del que tratamos en la entrada anterior. Creemos que habría que hacer algo. Se me ocurre que con el objetivo de convertirlo en un parque temático de nuestra historia de la Edad Antigua, para investigaciones históricas, arqueológicas, etnográficas..., visitas escolares y turísticas, etc..., lo primero que habría que hacer es convertirlo en un BIC ( bien de interés cultural). Tenemos entendido que para los BICs que se encuentran en terrenos particulares la Unión Europea está subvencionando a los propietarios a cambio de que no se deterioren más de lo que están estos yacimientos, se controlen las entradas de personas y de que conforme a un proyecto establecido con las instituciones pertinentes ( Ayuntamientos,etc...) se puedan llevar a cabo las actividades mencionadas a lo largo del año.Las generaciones futuras, cada vez más cultas y deseosas de descubrir su pasado para entender mejor su presente, nos lo agradecerán.

                                                                                               Rafael Velasco

viernes, 14 de junio de 2019

El tesoro de La Puebla de los Infantes

En la imagen de intrahistoria puebleña nº 1 ( entrada 45 de este blog) decíamos:
                                             La historia de La Puebla
                                            de cualquier edad o tiempo
                                            se concentra en La Dehesilla
                                            cerca de la fuente El Hierro

Valle de La Dehesilla por el que discurre el arroyo del mismo nombre ( Al fondo, la fuente El Hierro)


ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Efectivamente es en este espacio de La Dehesilla del término municipal de La Puebla de los Infantes en el que debemos ubicar este tesoro por ser donde se suceden los asentamientos humanos más antiguos del pueblo de los periodos Neolítico, Calcolítico, Bronce...o dicho de otra manera: Genéricamente habría que hablar de poblaciones iberas, pero si tenemos en cuenta sus características diferenciadoras, tendríamos que referirnos sobre todo a tartesos y turdetanos ( Desde el 1000 a. C. hasta la conquista romana de estos territorios, 206 a. C.  ) compatibilizándolas de alguna manera con  entidades étnicas como la de los celtas o celtiberos. De ahí que teniendo en cuenta cuándo fue creado y sus características propias nuestro tesoro en cuestión suela apellidarse en algunos textos como "turdetano": Tesoro (Turdetano) de La Puebla de los Infantes.



















¿Quiénes eran los turdetanos, o en nuestro caso los puebleños turdetanos?
Los turdetanos eran los descendientes de los tartesos, pero con algunas diferencias: La civilización tartesa es paralela a la llegada de los fenicios a Gádir (1100 a. C.- 500a. C). Tiene por tanto una gran influencia fenicia y griega en los bronces, joyas, cerámicas, dioses, agricultura... El espacio en que se desarrolla ocupa las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla, siendo precisamente Setefilla uno de sus núcleos más importantes. Ejemplo de la influencia fenicia en su manufactura es el caso del Tesoro del Carambolo  encontrado en una colina a sólo 3 Km. de Sevilla por lo que se encuentra en el Museo Arqueológico de esta ciudad, muestra un conjunto de cerámica y joyas de oro de 24 kilates.  
Los turdetanos, a diferencia de sus antecesores, tuvieron una mayor influencia de los cartagineses como apreciaremos después en nuestro tesoro. Su territorio se amplió, como podemos observar en los mapas, con relación al de los tartesos a Córdoba, Málaga y parte de Jaén...Y en cuanto a su cronología, harían notar su influencia entre el 500 a. C. hasta el 206 a. C. en que estos territorios quedan conquistados por los romanos.
Estrabón, antiguo geógrafo e historiador griego refería de ellos: " son considerados los más cultos de los iberos, ya que conocen la escritura y según sus tradiciones ancestrales, incluso tienen crónicas históricas, poemas y leyes en verso que ellos dicen de 6000 años de antigüedad..."
Por tanto, una personalidad propia dentro de la cultura de los iberos o celtiberos: cerámica pintada con decoración geométrica, escultura animalística que en época romana se continuó con figuración humana, etc...Otras particularidades serían sus necrópolis y enterramientos, su lengua que estaba más próxima a la de los iberos que a la de los tartesos. Y la minería que era el  recurso principal para ellos ( sobre todo el cobre, la plata y el oro).
Aparte Setefilla ( Lora del Río)y La Dehesilla en La Puebla ya mencionados, tenemos muy cerca del pueblo, en El Turruñuelo, en el límite con el T.M. de Peñaflor, dos grandes fortificaciones tartésico-turdetanas: La Mesa Cordobesa y La Cerquilla.


Tesoro ibero de Jávea, a la izquierda y Tesoro de La Puebla de los Infantes, a la derecha ( Museo Arqueológico Nacional)

 DATOS SOBRE EL TESORO
 El Tesoro de La Puebla de los Infantes se encontró en 1982 en el entorno de lo que se conoce en el pueblo como el "Sillón del Moro", pero que se trata en realidad de un antiguo altar de sacrificio de la civilización celtíbera. Data de la segunda mitad del S. III a. C. ( entre el 300 a. C. y el 200 a. C.). Fue creado por orfebres turdetanos, dadas sus características y la fecha de su fabricación, está compuesto por piezas de orfebrería de oro y plata y monedas hispano-cartaginesas, de las cuales se conservan un shekel y un cuarto de shekel que se relacionan con la Segunda Guerra Púnica (218-206 a. C.). La relación de las piezas son las que siguen: En oro una diadema,  tres torques, una fíbula, un collar y un anillo,  así como las siguientes joyas de plata: seis brazaletes, doce anillas, cinco anillos de chatón liso, dos monedas de plata púnicas ( shekel y cuarto de shekel).



Torque de oro

fíbula de oro




anillo de oro


shekel ( moneda cartaginesa) de plata

brazalete de plata



En la tradición oral de La Puebla se comenta que este tesoro fue interceptado por la Guardia Civil, que al ser un cuerpo de seguridad nacional tuvo que ser trasladado a Madrid, motivo por el que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional y no en el Arqueológico de Sevilla, donde está depositado el del Carambolo, como se podría suponer.

 Se encuentra a la derecha en una vitrina de máxima seguridad compartida con otro de Jávea ( a la izquierda) de similares características por tratarse también de la cultura ibérica.

Diadema de oro


Sobresale entre sus piezas la diadema de oro: Con estructura de tradición orientalizante, su cuerpo central es articulado en bandas de dos pequeñas placas con la imagen de la diosa mediterránea con las alas plegadas sobre el cuerpo y las manos bajo los senos.





Detalles de la diadema

lunes, 27 de mayo de 2019

De blanqueo

Cuando remiten las lluvias de primavera, normalmente a primeros de junio, el pueblo en su conjunto comienza la actividad del blanqueo típico de los pueblos de Andalucía. Aunque la cal se conoce desde la antigüedad como elemento constructivo, fue ya utilizada  por los romanos en su famosa argamasa  ( antecedente del hormigón), el blanqueo e higienización de las casas con la cal se les relaciona con nuestro pasado andalusí; si bien se generalizó aún más a partir del siglo XVI para evitarse  el contagio de la fiebre amarilla procedente de América.
La Puebla de los Infantes tiene en su haber una gran tradición de caleros que fabricaban la cal en los hornos conocidos aquí como caleras. A ellos les dedicamos un reconocimiento público de carácter humano,sobre todo, en un reportaje periodístico que se insertó en este blog ( Entrada 39). 
En esta entrada número 101 deseamos referirnos a la segunda parte de estas actividades centradas en torno a la calera, de la que describimos cada una de sus partes, pero sobre todo a la cal y su tratamiento para ser utilizada en el blanqueo o encalado; recurso fundamental durante siglos para los recubrimientos teniéndose en cuenta que muchos de estos había que realizarlos sobre paredes de tapial que requerían un elemento consistente como lo es la cal.



Última calera en actividad de  La Puebla de los Infantes :

La de Juan Antonio Saravia ( "Cabecilla") en El Ganchal









LA CALERA
 La calera es el horno tradicional que se ha utilizado en La Puebla de los Infantes para calcinar la piedra caliza. Se construye excavando un pozo circular hasta 1 metro y se continúa con piedras de mampostería sujetadas con barro formándose una gruesa pared , en total  hasta los 2 o 3 metros, con una capacidad como para 2 metros cúbicos de piedras. En el interior de esta especie de pozo se forma un poyete o doble pared en el primer metro que se utilizará como base para apoyar la piedra que se va a cocer: la almendrilla ( la mejor para el blanqueo), la tosca y la jabaluna ( mejor para obras), que las hemos arrancado previamente con el pico, la espiocha y la barra, y la hemos partido con la porra y el porrillo. Debemos distinguir en la calera: el caño, la puerta, el pecho y el cobijo o cabeza. Por el caño se manipula la quema con los haces de monte o varetas y palos que previamente hemos colocado en lo hondo de la calera y otra parte al exterior para ir quemando.
Cargar la calera.
Las piedras las coloca el calero y su ayudante en filas, tarea que requiere sabiduría y destreza. Una vez llena la calera, el pecho se recubre con una capa de barro para evitar que el calor  te dé en tu pecho cuando estás quemando.

Eduardo Santana cargando su calera ( Foto: Joaquín Conde)

Calera dispuesta a cubrir el pecho  (Foto: J.C.)








La quema.
Hay que mantener el fuego encendido con haces de monte  o varetas de olivo durante 24 horas, procurando que siempre mantenga la misma temperatura que la piedra requiere ( unos 1000 grados). Pasado este tiempo, la piedra ya está quemada y hay que dejar que se enfríe durante otras 24 horas, pero a las 12 horas ya se abre el pecho.


Quema de la calera
                                     
Sacar la cal ( descarga de la calera)
 Se realiza a las 24 horas de la quema. Una vez sacada la cal,  el calero la  cargaba sobre los serones de su arria de animales de carga y la almacenaba en su casa donde su mujer la vendía con su almud o medio almud, o él pregonándola por el pueblo y las localidades vecinas.
Descarga de la calera
Conclusión:
Aunque este trabajo artesano ha sido sustituido por los hornos industriales, no debemos olvidar que, durante generaciones, el oficio del calero dio trabajo y sustento a muchos vecinos del pueblo, dejando una huella imborrable en nuestra cultura popular y en la blancura de nuestro pueblo. Caleros referentes nuestros fueron los maestros  Manuel Santana   y Celedonio González Santana, así como los hermanos Saravia (“Cabecillas”): Manuel, Ramón y Juan Antonio, etc... Todos ellos aprendieron y ejercieron el oficio en nuestro Ganchal (lugar de piedras).
                           
                              PROCESO EN LA CALERA Y LA CAL 

Tradicional tinaja de barro para apagar la cal viva vertiendo agua con cuidado

 
Otros recipientes más pequeños para el blanqueo ( cada uno con su palo de mover la mezcla blanca y el agua)
                               
Piedra caliza                                                                                     
(Carbonato de calcio)……..( Por medio de la calcinación
                                              o quema de la piedra)……    Cal viva  (Óxido de calcio) + agua ....... Cal hidratada o apagada
                                     Dispuesta para encalar o blanquear     y

  para mortero de la construcción (añadiéndole un 20% de arcilla)

  En ambos casos, en contacto con el dióxido de carbono del aire se  producirá la carbonatación- calcita- de ahí la dureza que obtiene.


Útiles de blanqueo: escobillas artesanas, brochas, cepillos con palos...

En el casco urbano de nuestro pueblo está ya bastante generalizado el uso de la pintura industrial, pero a veces hay que recurrir a la cal para paredes muy deterioradas, exteriores, corrales, paredes de tapiales que aún quedan algunos, casas antiguas de campo...pues el recubrimiento con ella siempre será más consistente y duradero.

 ( La cal de Morón de la Frontera, y por extensión la de fabricación artesanal en las caleras, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2011)

Mi agradecimiento a Manuel Gámiz Santana ("Calero") por su colaboración en esta entrada, dados su conocimientos en estos temas vividos desde pequeño.