lunes, 15 de agosto de 2022

Un sorprendente hallazgo en nuestro municipio ( Paisajes de agua XII)

 Conducto subterráneo de agua en funcionamiento más de 1.000 años

  En enero de 2021 dirigí mis pasos hacia las propiedades de los hermanos Carmona-León y en concreto a una fuente de renombre en el pueblo, la conocida como  del “Huerto de Alimento”. Este hidrónimo ya existía desde siglos atrás, según información de los abuelos, la familia León - Rey, cuando comenzaron a gestionar estos terrenos, herencia de la abuela. Fui atendido amablemente por los actuales propietarios los cuales me informaron que la fuente dejó de manar  en 2014. No obstante al acercarme a la boca de la surgencia observé que se trataba del final de una galería o conducto subterráneo entibado de unos 60 cms. de anchura y altura y de una longitud indeterminada en dirección Este-Oeste.








Surgencia del agua al final del conducto subterráneo

                                                           



                                Tramo final del conducto subterráneo


Dicho conducto me situó en la tesitura de la cultura que lo construyó y tras consultar diversa documentación, barajé la posibilidad de que se tratara de un qanat de época hispanomusulmana, la de la cultura de Cañebolo: una conducción subterránea, para preservar el agua de la contaminación,  frente a lo que eran los acueductos romanos a cielo abierto;  que captaban agua de un pozo o  acuífero, o incluso de varios, con registros en su recorrido para su limpieza, y cuyo final podría ser algún tipo de depósito para abastecimiento o riego; con una mampostería más sencilla también que la romana. Pregunto a personas muy mayores del pueblo y  me informan  que, efectivamente, los Ganchales de la Virgen tuvieron  humedales desde antiguo y, como consecuencia de ellos, buenas “bolsas de aguas subterráneas”. Todo concordaba: el conducto subterráneo traía el agua  desde los Ganchales de la Virgen, supuestamente desde unos 200 o 300 metros al menos, atravesando un tramo de olivar de la familia Torres- Castaño, otro de Antonio Carmona León, donde se han venido produciendo diversos hundimientos, hasta que en los albores de este siglo actual comenzaron los sondeos de captación de aguas, bajaron ostensiblemente los niveles freáticos de los acuíferos y se fueron perdiendo las más superficiales. Y curiosamente, esta fuente se encontraba entre el Huerto del Moro ( hidrónimo relacionado) y la fuente de Belico más hacia el Norte por el cordel de Hornachuelos y Puerto de Almenara, con infraestructuras hispanomusulmanas también…, por lo que “el puzzle” de este paisaje de agua de resonancias andalusíes, desde mi punto de vista, estaba completo.

                   

                  
                   Registro del conducto subterráneo en mayo de 2022
                                                                                                                                                                                                      

Hago partícipes  de estas indagaciones a dos personas que me merecen mucha garantía en estos temas, amigos con los que he realizado rutas arqueológicas desde hace años y he comprobado lo que saben de infraestructuras antiguas: a nuestro paisano investigador Juan José Toribio García,  y al amigo común de Palma del Río, Emilio J. Navarro Martínez, profesor de Historia y especializado en temas arqueológicos y espeleológicos. Pero resulta dificultoso ponernos de acuerdo para vernos los tres por la situación de pandemia, temas laborales de ambos etc…Y ha sido, por fin, a primeros de mayo de este año 2022 cuando hemos podido coincidir y valorar in situ la canalización en cuestión, con la suerte de que ese día descubrimos, retirando unas piedras, unos 150 metros más arriba de donde se producía la surgencia del agua,  un registro de unos dos metros de profundidad, manteniéndose la misma anchura de unos 60 cms., para limpieza del conducto por acumulación de barro, etc…                                                                                                                                                                                                                                                                                         


      Resto de muro de argamasa romana de una cisterna por debajo de la surgencia del conducto                                                                                                                                                                     

 Estos amigos investigadores coinciden en que la conducción subterránea de agua que tratamos debió ser en origen de la cultura hispanorromana, que se extendió por nuestros valles, a partir del siglo III d. de C., y de la que más patentes tenemos yacimientos de todo tipo  todavía. Y también por la proximidad de la surgencia del conducto con restos de dos cisternas o depósitos romanos de villae en un nivel inferior, que pudieron ser abastecidos de agua por él hasta una época  de segregación de los terrenos de su radio de acción, o por los trazados de vías de comunicación como el mencionado cordel de Hornachuelos , etc…, en que se decidiría que el agua fuese a verter solo a  un lugar concreto.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

   Restos de otra cisterna romana mayor, también por debajo del conducto subterráneo tratado                                                                                                                                                                        

 Lo que no contradice que fuera utilizado posteriormente en época hispanomusulmana puesto que esta cultura continuó utilizando las infraestructuras de la anterior; y durante siglos después, pues la canalización de la que tratamos ha estado conduciendo agua sin interrupción, de buena calidad por cierto, bien desde el siglo III ( bien a partir del siglo VIII en época de Cañebolo)  hasta el año 2014 ( siglo XXI). Las  dos posibilidades  dejan abierto el tema a  seguir investigando sobre el conducto subterráneo para despejar dudas y saber más de este tipo de infraestructura hidráulica de la que, en cualquier caso, nos sorprende igualmente su funcionamiento incesante durante más de mil años.

Mi agradecimiento a las personas colaboradoras:  Familia Adame- Carmona, Antonio Carmona León, Antonio Torres Molero, Juan José Toribio García, Emilio J. Navarro Martínez y Francisco González Bravo.

 

 Fotografías: Rafael Velasco Riejos, 2021-2022.


( Reportaje publicado por la Revista de Feria de 2022 editada por el Ayuntamiento de La Puebla de los Infantes. Pags. 24-25)



 



viernes, 18 de marzo de 2022

Paisajes de Agua (XI). El gran depósito de Las Cruces y nuestro abastecimiento de los últimos 50 años





                                   
                                       El casco histórico desde el depósito de Las Cruces

Llegamos a la década de los años setenta del anterior siglo con un abastecimiento aún muy precario que bien podría considerarse autoabastecimiento: gran cantidad de pozos particulares en las casas, algunos de los cuales son compartidos por varios vecinos, el  de Santa Ana, otro semipúblico en la calle El Pozo, con bombeo a mano… y sucesivas fuentes ( de Banduro, pilón de Las Pilas, pilar de la calle Cruz, de la Pza. Virgen de las Huertas y tejar de los Domingo, de la carretera Constantina, todas ellas procedentes del manantial de Banduro) y un bombeo de su agua y desde otro pequeño manantial de la calle Maestro Huelva al  depósito del Arquillo, que, si bien por su altura fue propicio para que se iniciara una red de tuberías para casas de su entorno, el agua llegaba escasa y racionada. A este gran manantial de la calle Martín Alonso, aún le quedaba caudal como para surtir algunos molinos aceiteros dentro del casco urbano así como las huertas conocidas entonces como “ de los Gómez” y “de los Molina”, ya convertidas en barriadas residenciales.

Entramos en los primeros años de la década de los setenta y el Ayuntamiento regido por D. Cristóbal Román Sánchez comienza las gestiones de un gran proyecto consistente en: traída al pueblo del agua de La Aliseda mediante una tubería que la hiciera llegar por su pie hasta un depósito que se construye al final de la Avda. de Constantina con una capacidad de unos 500 m3, y junto a él  una pequeña planta de tratamiento o cloración de esta agua que a continuación sería bombeada y subida a otro gran depósito distribuidor en la zona de Las Cruces con una capacidad de 1000 m3, que sería el que la distribuyera a todo el pueblo, para lo que previamente había que instalar muchos metros de tubería por las calles hasta donde fuera posible. Efectivamente este Ayuntamiento consigue su propósito y con ayuda de administraciones superiores (Diputación Provincial, etc…) hace realidad este proyecto, que aún continúa en funcionamiento, de manera que en agosto de 1973 se produce el primer abastecimiento público a las casas de un sector del  pueblo.



                          Depósito y planta de cloración de Aliseda y Banduro

Van transcurriendo los años de esta década y el Ayuntamiento regido por D. Manuel Gutiérrez Fernández cada año va añadiendo tramos y prolongando la red de abastecimiento, va aumentando el consumo,lo que va conllevando que el agua de La Aliseda  se hiciera cada vez más escasa y hubiera que acudir incluso  a restricciones.  Llegamos en esta situación a la década de los años ochenta y la primera corporación municipal de la Democracia, regida por D. Pastor García Llamas, se plantea transformar los manantiales de La Aliseda y de Banduro en sendos pozos de gran capacidad incluso con taladros laterales que recogieran la máxima  agua posible; lo que se hace factible, también con ayuda de la Diputación, entre los años 1980-82.



                                     Manantial de La Aliseda







 

Fuente de Banduro. Al fondo, su manantial




Estas actuaciones alivian la situación, si bien al utilizarse gran cantidad de agua del manantial de Banduro, discurriendo por tubería a través de la calle Barrero hasta el depósito de cloración y elevarla junto con el de La Aliseda al de Las Cruces, provoca que las fuentes de su influencia dentro del casco urbano dejaran de manar y se convirtieran en un recuerdo del pasado. Pero, sobre todo en la época estival en que se produce mucha aglomeración de personas que vienen de vacaciones al pueblo, el agua sigue siendo escasa; es por ello que hubo que recurrir a las gestiones pertinentes con Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, como compensación por inundarse el valle de Castril por el embalse José Torán, para que nos llegara agua del Retortillo: construcción de presa y potabilizadora en Piedras Blancas y traída de agua a lo largo de 5 Kms. directamente y por su pie al depósito distribuidor de Las Cruces; lo que se produce en el segundo gobierno municipal de la Democracia, siendo Alcalde también D. Pastor García Llamas. Pasarían  unos años hasta que se normalizara la calidad de esta última agua, ya que en sus comienzos hubo problemas con su decantación y potabilización por sus excesivos niveles de hierro. Esta normalización le tocó realizarla al tercer gobierno municipal de la Democracia, siendo Alcalde D. Antonio Torres Molero.



                                    Potabilizadora de Piedras Blancas


viernes, 21 de enero de 2022

Relevo generacional en nuestra Banda de Música (II)

Aparece en el título el signo de segunda parte porque nuestra Banda de Música tuvo una extensa Iª parte en la entrada nº 44 de este blog de fecha 3 de mayo de 2016.




             La Banda de Música en los prolegómenos de un concierto de 2019


En septiembre de 2020 se ha producido un relevo generacional consistente en una renovación de la Junta Directiva de la Asociación Músico-Cultural “Antonio Hernández Tomillo” que tiene en la actualidad como presidenta a Carmen Gutiérrez Castro, como vicepresidente a Juan Miguel Chamizo Villanueva, como secretaria a Isabel Gutiérrez Grueso y como vocal a Ángela Gutiérrez Grueso, los cuales forman un grupo joven entusiasta y compacto con muchas ideas, que nos ofrecen un futuro prometedor aunque desde entonces hasta hoy, enero de 2022, les haya sido prácticamente imposible llevar a la práctica sus ideas y proyectos por motivo de la pandemia y las múltiples olas de contagios y sus medidas para hacerles frente; pero a pesar de las dificultades de los dos últimos años de  paralización de las actividades, se plantean reflotar la banda de música con todo lo que ello supone de suplencia de integrantes que han abandonado, por trasladarse a vivir fuera, de adquisición de instrumentos nuevos y de retomar la Escuela de Música, que es fundamental ya que se trata de la cantera de la que se debe nutrir la Banda de Música  en el discurrir de los años. 


Prueba de la voluntad y empeño de este grupo joven como de la colaboración que están prestando los mayores son los últimos conciertos que nos han regalado al pueblo: el de la Semana Santa de 2019 y 2020 y el último de Año Nuevo en que pusieron todo de su parte para que sonara extraordinariamente y les aplaudiéramos puestos en pie largamente. 




                                 Concierto de Semana Santa de 2020

 

La experiencia de la Banda de Música en La Puebla de los Infantes está siendo muy satisfactoria en todos los sentidos: satisfacción personal de los participantes ( dirigentes, directores, miembros…) y satisfacción de un pueblo que los reconoce como de lo mejor que tenemos, sobre todo a nivel cultural, no en vano a las cosechas de conciertos y acompañamientos procesionales que llevan realizados en la última década, debemos añadir el que tengamos ya en el pueblo un plantel de jóvenes músicos de alto nivel instrumental, hijos de la Banda de Música: Juan Miguel Chamizo Villanueva, próximo a finalizar su carrera de música, de la especialidad de trompeta; su hermana Estrella, saxofonista; su cuñado Antonio Muñoz Abril, saxo tenor; Jesús Carrasco Bermejo, tuba, en el Conservatorio de Granada; Carmen Gutiérrez Castro e Isabel Gutiérrez Grueso, ambas clarinete; José Villanueva Muñoz, trombón: Ángela Gutiérrez Grueso, flauta…




                                                Concierto de Navidad, 2 de enero de 2022


Creemos que el pueblo debe hacer esfuerzos apoyando en todos los sentidos al grupo joven dirigente y a su Banda de Música, como un valor importante que ofrecer a vecinos y personas que nos visitan y como un buen recurso de  formación y promoción de sus ciudadanos. Son así mismo dignos representantes del pueblo cuando actúan fuera de él poniendo en un alto nivel su cultura.

 

(Muchas gracias por su colaboración a Carmen Gutiérrez Castro, presidenta de la Asociación Músico-Cultural "Antonio Hernández Tomillo" para hacer posible esta segunda entrega en el blog sobre la Banda de Música de La Puebla de los Infantes)

 


miércoles, 1 de diciembre de 2021

Curro el Herrero y el Museo de Artes y Costumbres Populares de La Puebla de los Infantes



Uno de mis deseos cuando puse en marcha este blog en el verano de 2015 era  que fuera participativo. Si estaba destinado al pueblo y se creaba con el fin de poner en valor las señas de identidad de La Puebla de los Infantes y sus singularidades, lo lógico es que se contara con su participación; por lo que lo haremos en esta entrada, que trata de recordar o dar a conocer a los jóvenes que eran entonces muy pequeños o ni siquiera habían nacido, un gran acontecimiento que tuvo lugar en el pueblo entre los meses de enero y febrero de 2008, va a hacer pronto 14 años, consistente, primero: en la concesión del título de Hijo Predilecto de la Villa a D. Francisco Atalaya Romero ( acuerdo por unanimidad del Pleno del Ayuntamiento el 22 de enero de 2008); segundo: poner el nombre al nuevo Museo Municipal de Artes y Costumbres Populares y una rotulación de cerámica en su casa natal      (entrada por su fragua) conmemorativa de dicho nombramiento; y tercero: celebrar un acto de homenaje a su persona el 28 de febrero de 2008, Día de Andalucía, y entrega a su familia de tal distinción, en el Teatro Municipal.




 ¿ Quién era D. Francisco Atalaya Romero?

 Era una persona muy conocida y querida por todo el pueblo, unos le llamaban “Curro”, otros, quizás los mayores que querían verlo con su gracejo de pequeño le llamaban “Currillo” y a continuación le apellidaban “El Herrero” porque esta era su profesión, el cual había fallecido a la temprana edad de 63 años el día 7 de octubre de 2006.

Transcribo al pie de la letra la semblanza de su persona tal como se expresa en el "Considerando" del Expediente del Ayuntamiento para su distinción como Hijo Predilecto:

“ D. Francisco Atalaya Romero, “Curro el Herrero” para todos nosotros vecinos de La Puebla, fue hijo de una familia artesana humilde, hijo también de las circunstancias históricas que le tocaron vivir. Dotado de cualidades innatas para el arte, se vio privado del impulso que todo artista necesita para desarrollar el potencial que llevaba dentro.

Apenas pudo aprender a leer, y su escuela, su academia, no fue otra que el trato diario con su entorno, su familia, sus vecinos, su pueblo. Un ambiente que, artísticamente, poco le podía aportar, y que le exigió, desde la más temprana edad, dedicarse a otras tareas más prosaicas: el trabajo en la herrería de su padre. Y todo agravado con un problema de visión que fue dañando su vista con los años.

A pesar de ello supo buscar sus fuentes de inspiración, supo buscar los referentes artísticos que llenasen las lagunas que sentía por dentro, supo formarse con los escasísimos medios de que siempre dispuso, y fue capaz de llenar el pueblo de obras entrañables.

Pero si artísticamente Curro merece nuestra admiración, humanamente fue sencillamente asombroso: todos tenemos faltas, pero las de Curro no se notaban: trabajador constante, sin estridencias, sin alardes: amigo amable, con su punto de humor, desertor de las conversaciones banales o interesadas, pero siempre dispuesto a escuchar, estoico en su porte y en su vida, sencillo y honesto en la resolución final.

Todo el pueblo lo conoce y todo el pueblo le profesa un sincero aprecio, admiración y gratitud. Con eso basta: necesitamos muchos así y no nos podemos permitir el lujo de que personas como Curro desaparezcan de nuestra memoria colectiva. Curro ha pasado ya a formar parte de nuestro acervo cultural y debe seguir siendo un referente de vida para nuestra juventud.”                                                                                                                  




El Museo de Artes y Costumbres Populares “Curro el Herrero”

Se trata de un museo etnográfico ( de la cultura y el modo de vivir de un determinado lugar). Se encuentra en la calle Castillo, nº 52. Se rehabilitó para él un antiguo almacén municipal , se construyó un bello patio delantero y su entorno por la Escuela Taller “El Castillo”. Se inauguró el 28 de febrero de 2008, Día de Andalucía. En su interior alberga una importante colección de objetos cotidianos y decorativos de los siglos XIX y XX donados por vecinos y vecinas de La Puebla de los Infantes, entre los que figuran muestras de trabajos de forja y orfebrería de Curro el Herrero  y del zapatero artesano de La Puebla Antonio González Romero, con una exposición de zapatos de diseño y fantasía. Contiene también el museo al fondo del patio una recreación de una casa tradicional de la localidad.



Dos personas cercanas a este museo, Macarena Rodríguez González, desde sus comienzos fiel colaboradora y donante, y Rogelio Fernández Reyes,  nos expresan sus impresiones y sentimientos hacia él:

 Macarena:

 “Serpenteando por cuestas angostas salpicadas de rincones de cal viva llegamos al museo. Una vez dentro, nuestro tiempo lineal y moderno retrocede ante otro más convulso y antiguo; y es que se nos brinda un magnífico escaparate de objetos, utensilios…estancias de otra época y otras forma de vivir. Para los más jóvenes es un descubrimiento, en cambio para otros lo representado va dejando paso a la evocación, a la nostalgia, al recuerdo. Agudizando la memoria vuelven los lugares tantas veces recorridos, las faenas tantas veces repetidas, los olores olvidados y las personas más queridas.

El museo representa así, en gran parte, el trabajo duro del campo y del hogar en armonía con la Naturaleza. No quiere decir esto que volvamos al yugo o al arado ni al hambre, pero sí a un estilo de vida menos consumista y más respetuoso con nuestra madre Tierra, porque si no, ¿cuál será el museo del futuro?”






Rogelio:

    “El Museo de Artes y Costumbres Curro el Herrero de la Puebla de los Infantes, se podría definir con los apellidos del vecino al que se reconoce: Atalaya y Romero. 

      El Museo es una atalaya no solo por las espléndidas vistas que ofrece a quien por allí deambule, en la que se divisa la localidad y buena parte de sus preciosos paisajes, sino porque es una torre imaginaria que permite otear parte de la intrahistoria del pueblo:  herramientas en las que los antepasados se dejaron la piel y pusieron el alma;muebles, ropas y enseres que dibujan estampas de tiempos que ya no volverán, pero con los que nos identificamos porque nuestros mayores están vinculados a ellos y eso nos sujeta. 

      Y Romero, que en nuestra tierra tiene el símbolo del arte.  Y eso contiene parte del Museo, obras de artesanía que alumbraron vecinos y vecinas: aparejos de arrieros, sillas, corcho, vareta, empleita, encaje de bolillos, bordados, cuero...  que ahí quedan para el orgullo y la inspiración de las nuevas generaciones. 

      ¿Y qué dicen los foráneos del Museo cuando lo visitan?  Pues sorprende las sensaciones atávicas que despierta. ¡Me ha encantado! Quizá sea la frase más repetida de los visitantes, la mayoría de la provincia de Sevilla, pero también de otras provincias y países. En todos despierta admiración y un regusto de las papilas gustativas de la memoria, rememorando los ambientes en los que conocieron lo que han visto.

      El Museo es un pequeño tesoro hecho gracias a la donación de la vecindad (de manera especial, Macarena ) y a la apuesta de las distintas corporaciones. Y un buen recurso para quienes están trabajando por el turismo en el pueblo. Hay que aplaudir a cada vecino y vecina que han colaborado, y colaboran, para hacer de esta Atalaya un trozo de Romero”.



Mi sincera enhorabuena  a Macarena y a Rogelio por su sensibilidad  ante el tema tratado, y mi gratitud por su generosa colaboración en esta entrada del blog. 

                                         R.V.R. , 1 de diciembre de 2021

miércoles, 10 de noviembre de 2021

Paisajes de agua (X): El manantial de Banduro y su influencia en el casco urbano de La Puebla de los Infantes



Fuente derivada de Banduro, del mismo nombre, a los pies de la Pza. de la Constitución. Al fondo bajo la sombra de la C/ Martín Alonso, el emplazamiento del manantial

DESCRIPCIÓN INICIAL

El manantial de Banduro es el referente principal de las aguas subterráneas no residuales del casco urbano de La Puebla de los Infantes, podemos decir sin temor a equivocarnos que fue en su día el determinante de que este pueblo se levantara junto a él. Creemos que no es casualidad que se encuentre a pocos metros de la plaza más importante: la de la Constitución, o del Ayuntamiento. Se encuentra, convertido desde los albores de la década de los años ochenta del anterior siglo en enorme pozo cuadrado que conserva antiguas galerías de canalizaciones del agua al comienzo de la C/ Martín Alonso, una de las que confluyen en dicha plaza por su parte SE.  Todas las aguas de los puntos de surgencias del casco urbano, salvo las de los pozos públicos que se citarán en el apartado  de Descripción Hidrogeológica,  han procedido de este manantial utilizado de manera intermitente desde dicha década  para abastecer el pueblo cuando las necesidades lo han requerido, y desde hace una década aproximadamente, de manera permanente. Esta información explica el título de la entrada como ampliaremos en el apartado de Antecedentes Históricos, anteriormente a esta circunstancia reguladora del caudal de Banduro, las fuentes diseminadas por el pueblo: pilares públicos, lavaderos públicos Las Pilas … se creía que procedían de sus propios manantiales.  Existe una fuente cercana y derivada de él a los pies de la plaza del Ayuntamiento que lleva su nombre , si bien al no llegar el agua al nivel del aliviadero que la proveía antaño, se encuentra sin surgencia del manantial, si bien el Ayuntamiento la tiene provista de agua potable de la red de abastecimiento público con dosificador.




ACCESO ACTUAL

El manantial de Banduro tiene un acceso totalmente restringido al Servicio de Aguas del Ayuntamiento que en condiciones de normalidad vigila y utiliza una arqueta de bombeo del agua en la parte W del pozo de 100x80 cms. con compuerta de hierro que es conducida a lo largo de la C/ Barrero hasta la planta potabilizadora de la salida Sur de la localidad por la carretera de Lora del Río (SE-6102) y posteriormente elevada al depósito distribuidor de Las Cruces. Y al otro extremo, en el lado Este del pozo, una estrecha entrada de unos 60 cms. con tapadera redonda también de hierro para que puedan circular sobre ella los vehículos. Por esta última se desciende a antiguas galerías de surgencias, canalizaciones y conducción del agua al pozo. Todo este entramado es prácticamente desconocido por el vecindario, lo conoce muy pocas personas salvo los que hayan trabajado en este espacio subterráneo, en el que se desenvuelven bien los empleados del Servicio de Aguas del Ayuntamiento. Si en toda la parte subterránea en relación con el pozo se produjera algún derrumbe o algo que reparar, necesariamente habría que cortar la calle Martín Alonso al público y horadar lo que es el techo del pozo que forma parte de un buen tramo de suelo del inicio de dicha calle.

No así ocurre con la fuente derivada del mismo nombre por encontrarse en plena plaza con  atractivo por sus elementos constructivos neoclásicos imitando a los del Ayuntamiento, que nos remite así mismo a tiempos pasados formando parte de la historia e identidad de este pueblo.

El núcleo urbano de La Puebla de los Infantes, a los pies de la Sierra León, entre los dos valles que forman la subcuenca de la del Guadalquivir

DESCRIPCIÓN HIDROGEOLÓGICA

La ubicación del manantial de Banduro nos remite a los pies de la Sierra León en su vertiente Oeste de una gran importancia hidrogeológica. En esta zona predominan las rocas carbonatadas y las detríticas. Su agua es abundante en todas sus vertientes. A sus pies encontraremos muchas fuentes, manantiales y pozos, un buen número de ellos catalogados para el proyecto Conoce Tus Fuentes (CTF).

Circunscribiéndonos a nuestro manantial su caudal es bastante regular. En los primeros días de noviembre cuando ha llovido aún muy poco por esta zona, y tras un verano larguísimo que tenemos por aquí, a este manantial se le extrae cada día 150 metros cúbicos de agua, que junto a los 400 m3 del manantial de La Aliseda  que llega por su pie a la estación potabilizadora y de bombeo de la salida Sur de la localidad ( Carretera de Lora, SE-6102) y el caudal que procede del Azud del río Retortillo y su depuradora, en función de las necesidades dada la carestía de esta agua, que llega directamente al cabo de un recorrido de más de 5 Kms. al depósito distribuidor de Las Cruces, queda salvado con ellos el abastecimiento del agua potable para la localidad de La Puebla de los Infantes.

Como anticipábamos al inicio en la Descripción estamos en condiciones de afirmar hoy que el manantial de Banduro ha sido el emisor de las aguas no residuales del casco urbano en un abanico de Sur a Norte que comprendería: el pilar de la C/ Constantina, la fuente derivada de la Pza. Virgen de las Huertas cuyo sobrante iba a parar al antiguo tejar de dicha calle; la fuente de Banduro en la Pza. del Ayuntamiento; el pilón de los lavaderos públicos  “Las Pilas” cuyo excedente iba a parar a estas y al pilar del comienzo de la C/ Cruz; algunos antiguos molinos aceiteros dentro del casco urbano fueron así mismo surtidos por el manantial  como fueron los antiguos molinos de Genaro y de los Gregorios; así como dos pequeñas huertas, las conocidas como de “Los Gómez” ( antiguo huerto de D.Raimundo Martínez) y la de “Los Molina”, hoy barriadas o zonas residenciales de la localidad. Y ello, porque al no llegar el agua al nivel de los aliviaderos de antaño por las extracciones diarias, dichas fuentes y canalizaciones  quedaron secas.






Antiguo pilar de la salida Sur del pueblo surtido por  Banduro


              
                  Emplazamiento del antiguo pilar redondo del Llanillo/Pza. Virgen de las Huertas, surtido por el manantial de Banduro




Lugar del antiguo pilar del comienzo de la C/ Cruz, surtido con el excedente del pilón de Las Pilas de procedencia Banduro



Antigua Fuente Nueva  hoy  Pilón de Las Pilas que suministraba el agua a estas. Su manantial, también el Banduro

Aparte el manantial de Banduro la población cuenta con algunos pozos públicos con aguas sin tratamientos de potabilización y, por tanto con las reservas para su uso, salvo el del recinto de la Feria  cuando su agua se utiliza para las piscinas públicas; tenemos también el pozo de Santa Ana, en la plaza que le da nombre y otro ya casi fuera del casco urbano aunque próximo: el pozo-abrevadero de La Medina , estos dos últimos en la margen izquierda del arroyo del mismo nombre de reminiscencias andalusíes, que al atravesar el casco urbano toma el nombre de “Infierno”, según una antigua leyenda,que presta este nombre al valle por el que discurre antes de desembocar en el río Retortillo por su izquierda. Así mismo habría que mencionar un buen número de pozos particulares para autoabastecimiento y pequeñas industrias, en la parte más antigua del pueblo, construidos en su día de manera artesanal o manual.


 


    

DESCRIPCIÓN ARQUITECTÓNICA

Este manantial en épocas pasadas fue de tan buen caudal como hemos relatado en el apartado hidrogeológico que en cualquier año de pluviosidad por encima de lo normal, aunque tenía sus aliviaderos que derivaban su agua a muchos puntos del pueblo, que en algunos casos suponía ramales suyos incluso por debajo de casas, podría llegar a desbordarse, aparte las humedades que se creaban en las casas contiguas. Es por lo que el Ayuntamiento aprueba en 1980 que se transforme en pozo, se regule su caudal y se extraiga agua de él para abastecimiento cuando las necesidades lo requieran, llevándola por bombeo a la estación potabilizadora y de bombeo del pueblo. Así se llevó a cabo con la ayuda de la Diputación Provincial en los primeros años de la década de esos años ochenta. Cuando se llega hasta él y nos situamos en una plataforma con baranda de hierro, de unos 3 m. de longitud, nos sorprende sus dimensiones: de planta cuadrada de 4 x 4 metros y 7 m. de altura, su suelo y paredes de bloques de hormigón armado de buen grosor para evitar filtraciones a la vivienda contigua. En su muro Sur aparecen incrustrados ganchos de hierro  formando peldaños para bajar a su suelo en el caso que fuera necesario  Nos llama también la atención el chorro grueso de agua que le llega a través de un tubo en un año de intensa sequía con apenas lluvia en los últimos seis meses. Como hemos referido en el apartado de accesos se llega a él a través de unas galerías subterráneas estrechas con tramos excavados en las rocas como para facilitar las surgencias del agua y en su suelo restos de canalizaciones antiguas.

                                                                            

El manantial de Banduro convertido en pozo cuadrado al principio de la década de los años ochenta del anterior siglo

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Del manantial de Banduro existe documentación desde el siglo XVI por la función pública de abastecimiento que debió tener. Desconocemos si anteriormente fue de propiedad privada, pero un gran manantial como este del que tratamos, desde siempre, aunque estuviera en zona privada al generar tan gran cantidad de agua, habría mucha sobrante que se destinaría a abastecer a todo el que la necesitara. Se encontraría en un extremo de lo que sería una explanada o llano con su nombre, por la importancia que tendría para el vecindario, hasta que de manera institucional durante todo el siglo XIX, prestó el nombre a la plaza hoy de la Constitución o del Ayuntamiento, y se construiría la fuente derivada con el nombre de Banduro, de estilo neoclásico, como la Casa Consistorial a los pies de dicha plaza con tres chorros de aguas sobre un pilón que la derivaba a su vez a un gran pilar abrevadero para los animales de carga o tiro que entraban y salían del pueblo por esta zona, pues en la parte más inferior del núcleo urbano existían otros con agua procedente también de Banduro como hemos señalado en el apartado hidrogeológico, uno de ellos, de forma redondeada se encontraba en la actual Pza. de la Virgen de las Huertas, conocida como El Llanillo, nombre en contraposición con el llano grande de Banduro.





Plano de la Pza. del Ayuntamiento  de 1885 realizado por el arquitecto sevillano
D. Francisco Ortiz en el que se contempla la antigua fuente y abrevadero
( Gentileza de Juan José Toribio)


Fotografía de 1924 en la que se aprecia el pilón o fuente de Banduro de frente y el gran pilar abrevadero

Antes de los mencionados años ochenta se creía que cada punto de agua del pueblo procedía de su propio manantial, incluso existía la leyenda urbana de que el agua que surtía el pilón y las Pilas o lavaderos públicos de 1863 procedía del pozo de Santa Ana, todo lo cual dejó de pensarse así a partir de la regulación del agua de Banduro, que al no llegar al nivel de los correspondientes aliviaderos dichos puntos de agua dejaban de verter.



 ASPECTOS CULTURALES Y ETNOGRÁFICOS

Un manantial del significado y relevancia como el que tratamos nos lleva a pensar lo que referíamos al comienzo de la ficha: el agua como determinante de vías de comunicación y de asentamientos y poblaciones; como un recurso imprescindible que se valora hasta utilizarse como nomenclátor de la principal plaza del pueblo.

Hemos hecho referencia a dos leyendas anteriormente: la de la procedencia del agua de Las Pilas. Se entendería como lógico que a un monumento de agua  de tanta importancia para La Puebla de los Infantes por tratarse de una de sus señas de identidad se le buscara como origen de su agua una casi bendecida por su nombre y también por su prestigio: la del pozo de Santa Ana.



La leyenda del arroyo de La Medina, en el tramo a partir de la calle Llana antiguamente conocido también  como de la Carnicería, que cambia su nombre por el de “Infierno” al atravesar el pueblo está en relación con monjes templarios que vivieron en el emplazamiento de la actual iglesia parroquial dedicados entre otras ocupaciones a la alquimia y vertían al anochecer en el arroyo  residuos de la fabricación de medicinas. Estas producían enfermedades y hasta la muerte a animales que bebían en el arroyo, de ahí el consejo que las personas mayores daban a los pequeños para que no jugaran o bebieran de dicha agua "del Infierno".

( Mi agradecimiento a Francisco Chamizo Domínguez por su colaboración para el presente trabajo a la que debemos añadir las fotos del subsuelo de la C/ Martín Alonso. Y a Juan José Toribio García por sus observaciones siempre tan oportunas en Antecedentes Históricos).

                                                                                                                            R.  V.  R.

sábado, 2 de octubre de 2021

De Himno a La Puebla de los Infantes a Himno de La Puebla de los Infantes

 Introducción

 La Puebla de los Infantes por tener ya tiene hasta himno propio y utilizo esta expresión porque parece ser que no lo tiene ningún pueblo de la provincia de Sevilla y ni siquiera la capital. La proeza se ha debido a los hermanos José Mª y Santiago Rodríguez Sorroche, a partir de ahora puebleños de pro, para conseguir que el Ayuntamiento Pleno lo aprobara por unanimidad el pasado jueves 30 de Septiembre de 2021, tras una larga etapa de hitos que exige el protocolo oficial para estos cometidos.

Como hemos comentado José Mª y yo últimamente, a partir de ahora el Himno pasa de sus manos al pueblo, de la perspectiva de los autores, de “Himno a La Puebla de los Infantes”, se ha pasado a la de “Himno de La Puebla de los Infantes” de lo que no solo son conscientes sino que se reafirman en que “es el mayor orgullo para ellos”.

En la difusión que debemos hacer sobre el himno oficial de La Puebla de los Infantes hay que entender la entrada 144 de este blog, pues era mi deseo que apareciera como el referente que ya es y que publico con autorización de José Mª, lo que le agradezco al tiempo que les manifesto a los dos hermanos nuestra más sincera ENHORABUENA con el deseo de que disfruten estos momentos, ellos y sus familias, con mucha salud.

Finalizo esta breve introducción aconsejando la lectura que acompaña el CD de un resumen de la Historia de la Puebla de los Infantes en 9 hitos o paradas con la que los autores creo entender que han pretendido acercar a los lectores a las señas de identidad del pueblo que vertebran la letra del himno.

A continuación inserto, con la fórmula de copiar y pegar lo que sigue, extraído del  blog de José Mª  porque quién mejor que él como coautor para relatarnos la historia de su ya importante y famosa creación.

                                                           

                                                                                   Rafael Velasco



 

 

Historia de nuestro Himno relatada por José Mª Rodríguez Sorroche

 

El origen de la iniciativa de componer un Himno a La Puebla se produjo en la Navidad del 16/17. Mi hermano Santiago y yo estábamos hablando en la casa de mi madre de las características del pueblo, de sus gentes, de cómo nos sentimos aquí de bien, de cómo acogemos a los foráneos, la dinámica de sus fiestas, etc., fue cuando me propuso mi hermano componer un himno para nuestro pueblo.

Al principio me pareció una idea muy ambiciosa, pero a los pocos días estábamos tan ilusionados, que nos hicimos un esquema anotando aspectos del pueblo; como historia, nuestro carácter amable y hospitalario, entorno natural, creencias y amor a nuestro pueblo. Comenzaron siendo bastantes estrofas que, pensábamos, recogían el alma de nuestro pueblo. La labor de síntesis que tuvimos que hacer, para que el Himno no resultase tedioso, permitieron que las seis estrofas definitivas ganaran en fuerza y contenido, la música fluía inspirada por el sentimiento y profundidad que emanaba la letra.

Lo registramos el día 22 de mayo del 2017 en el Registro General de la Propiedad Intelectual, con número de inscripción nº A-247-2017, y número de asiento 09/2017/3205 de Valencia.

A partir de ese momento colgamos el Himno en distintas plataformas como WhatsApp, Facebook, Youtube (subido por Miguel Pérez, 11 oct. 2017) etc, y grabamos un CD interpretado por el “Grupo Chakras”, banda musical de mi hermano y sus amigos. El CD contiene un libreto con la historia de La Puebla de los Infantes, amenizada con un itinerario de paradas en lugares estratégicos. Las fotos son de Joaquín Conde, de Rafael Velasco y de las páginas del Ayuntamiento. El diseño gráfico de Clara Calderón y está grabado, mezclado y pasterizado por Blas Caballero. Los derechos de propiedad intelectual y la venta de los CD (5 euros la unidad), los hemos donado para cubrir las necesidades de la Residencia de Ancianos de nuestro pueblo, que es deficitaria, siempre que no pase la propiedad a manos privadas ajenas a la iglesia, en cuyo caso pasarían todos los derechos a nuestro Ayuntamiento..

En la Feria del pasado año hicimos la presentación y la aceptación resultó espectacular. Un grupo de amigos fuimos cantando el Himno en directo, por distintas casetas del Real, todos los oyentes nos manifestaban que se sentían identificados y conmovidos por el Himno. Las reacciones emotivas de paisanos y foráneos nos pareció muy gratificante y, finalmente, todos quedaron satisfechos e ilusionados.

El 12 de septiembre del pasado año solicitamos, con número de entrada 3267, en el Ayuntamiento de La Puebla de los Infantes, para que el Pleno de la Corporación Municipal debatiera y aprobara el trabajo musical: “Himno a la Puebla de los Infantes” como Himno oficial de nuestro pueblo. Fue en diciembre pasado con nº de registro 4841, cuando entregamos una iniciativa popular de 310 firmas, para que se aprobara por parte del Plenario, el trabajo musical aludido como “Himno Oficial de la Puebla de los Infantes”.

El periódico Viva La Vega, publicó una entrevista relacionada con el tema, en su número 74, en octubre pasado.

Rogelio Fernández Reyes nos citó a ambos hermanos en la radio local de nuestro pueblo, y en directo, puso en antena las entrevistas realizadas acompañadas del Himno. Desde entonces, si sintonizamos la frecuencia de nuestra radio, escucharemos el Himno con cierta regularidad.

La banda de música “Antonio Hernández Tomillo” dispone de las partituras del himno.

Deseo finalizar agradeciendo, en nombre de mi hermano y del mío propio, a todas las personas de nuestro pueblo, el apoyo y la aceptación de nuestro trabajo musical. Esperamos que en breve, podamos sentirnos todos honrados y orgullosos, de que LA PUEBLA DE LOS INFANTES añada a su riqueza humana, monumental, culinaria y artística (incluidas su bandera y, el cante y el baile: el sandinga), el hecho de disponer de un HIMNO que la represente por doquier, en todos los actos y fiestas.

Por último, letra y partitura del Himno a La Puebla de los Infantes:

 



HIMNO A LA PUEBLA DE LOS INFANTES (*)

 

Viejo pueblo que nació,

abrazando una montaña,

de ancestros aprendió

su talante y su tesón.

 

Rica tierra de olivares

con hermanos encinares,

hogar de aves que inundan

nuestros parques naturales.

 

Como águila que mira al horizonte

forjamos un futuro con ilusión,

nuestra Puebla de Los Infantes,

nuestra su nobleza y su calor.

 

El espíritu y la vida de tus gentes

siembran la alegría y la paz,

llenando desde su ser los corazones

de aquellos que te van a visitar.

 

¡Oh Virgen de Las Huertas!

Eres Patrona y Pasión,

con solo mirarte a la cara

desbordas nuestro interior.

 

Puebla de Los Infantes,

siento por ti tanto amor,

cuando crearon tu alma

el pueblo entero cantó.

 

Audio y Letra de Santiago y José María Rodríguez Sorroche

    



(*) HIMNO DE LA PUEBLA DE LOS INFANTES a partir del 30 de septiembre de 2021 

Para mayor información y audición del Himno, este enlace:

 https://sorroche.net/index.php/trabajos/otros/63-audio-y-letra-del-himno-a-la-puebla-de-los-infantes